¿Sabías que...?

El color rosa salmonado de los flamencos se debe a su alimentación a base de  algas y crustáceos como las gambas.

 

Junto a los papagayos, cacatúas y las tortugas de las Galápagos, los flamencos son de los primeros huéspedes que llegaron a Loro Parque para formar la gran familia de animales. En su exquisito jardín estas curiosas aves conocidas como picos invertidos, llaman la atención de todos los visitantes, por sus brillantes plumajes, intensas patas de color rosa y una postura inconfundible. Desde que llegaron a Loro Parque los flamencos amplían la familia cada año, con lo que no es de extrañar que entre tanta elegancia y pluma, aparezca uno que otro polluelo que llena de simpatía el lago donde se dejan ver orgullosos.