¿Sabías que...?

Su cuerpo está diseñado para colgar boca abajo.

 

En los ecosistemas tropicales hay diversos estilos de vida y ritmo para todos los gustos y colores y en Loro Parque esta no es una excepción. Nuestros perezosos de dos dedos despiertan auténtica ternura en los visitantes con su especial anatomía y costumbres, que gracias al diseño innovador de la exhibición donde habitan, es posible contemplar sus rarezas y secretos. Es uno de los animales más primitivos y singulares del mundo y en Loro Parque comparte su hogar subtropical con los simpáticos titís de Geoffrey, iguanas verdes y tortugas de patas rojas que se camuflan en la frondosa vegetación.