Loro Parque Fundación acaba de cosechar un nuevo éxito internacional en su labor de conservación y protección de la naturaleza. Esta semana se envían nueve ejemplares de guacamayo de Lear, nacidos y crecidos en Tenerife, a su Brasil natal para reunirse con los compañeros de su especie. Se trata de la mayor repatriación nunca a Brasil de estos guacamayos en peligro de extinción gracias a la labor del centro de reproducción de Loro Parque Fundación tras diez años de participación en un programa internacional para su conservación. El 24 de febrero los especímenes serán recibidos en Brasil por la directora técnica del Parque de Aves “Foz do Iguaçu” Yara Barros, contando con la presencia del Sr. Juan Villalba-Macías, coordinador de Bioparque M’Bopicuá y miembro de Loro Parque Fundación.

La iniciativa empezó con la petición por parte del Gobierno de Brasil en 2006 a Loro Parque Fundación en ayudar con la reproducción y preservación de esta especie. Loro Parque Fundación ha sido elegido para esta misión gracias a sus notables éxitos en otros proyectos de crianza, sobre todo con el guacamayo de Spix. Esta especie se extinguió en la naturaleza en 2001 y sobrevive en cautividad gracias al programa de conservación iniciado en 1990. Loro Parque Fundación jugó un papel clave en el programa, criando la especie con éxito y contribuyendo con 726.000 dólares al programa en Brasil.

Así, Loro Parque Fundación recibió en 2006 cuatro especímenes de los guacamayos de Lear cedidos por el Gobierno de Brasil y, durante la siguiente década, logró conseguir la crianza de 36 crías, marcando así la reproducción más exitosa a nivel mundial. Aun más, Loro Parque Fundación está apoyando el desarrollo de acciones locales de sensibilización con las comunidades de las áreas donde habita esta ave, contribuyendo a lo largo de estos años 387.000 dólares al proyecto. La significativa participación de Loro Parque Fundación en este proyecto internacional ha logrado el crecimiento poblacional de esta especie en la naturaleza, registrándose actualmente 1.200 guacamayos de Lear frente a los 242 ejemplares contabilizados en 2001. Tanto es el éxito, que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha bajado la categoría de amenaza de la especie de ‘en peligro crítico’ a ‘en peligro’.

Con respecto a los guacamayos de Spix, Loro Parque Fundación primero devolvió en 1997 la propiedad de todos los ejemplares en sus instalaciones al Gobierno de Brasil. Y en 2002 la fundación finalmente envió todos los ejemplares a Brasil para permitir así que las organizaciones como el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de Recursos Naturales Renovales o el Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad, pudieran aprovechar del conocimiento de Loro Parque en la reproducción de los “guacamayos azules” para reintroducirlos en su medio natural.

Desde 1994, la fundación ha centrado sus esfuerzos en la protección del medio ambiente con proyectos internacionales. Solamente en Sudamérica la fundación participa en 58 proyectos, con una inversión hasta hoy de 6.409.005 dólares. Los pilares de su actividad se basan en el rescate, la conservación y la investigación, además de la realización de campañas educativas para sensibilizar y concienciar sobre las amenazas que afectan a la biodiversidad.