La dinámica familia de nutrias cenicienta (Aonyx cinereus) regresa de nuevo a su antiguo recinto en Loro Parque tras una serie de mejoras de rehabilitación en un espacio renovado que recrea a la perfección su hábitat natural.

Las obras, que duraron aproximadamente tres semanas, consistieron en la rehabilitación del recinto, la reparación de un tramo del río artificial y el repaso del sistema de filtración. Justo después de finalizar las obras, la familia de nutrias dio una gran alegría al Parque: el nacimiento de 4 crías. Ahora que las pequeñas nutrias han abierto los ojos, ha llegado el momento de la mudanza y ya disfrutan de un recinto con todas las comodidades.

Las cenicientas son más sociales que las otras nutrias. Viven en grupos familiares de hasta doce animales y se comunican a través de una serie de sonidos. Tienen un pelaje marrón en la parte superior, aunque su parte inferior es más clara. Su pelo es relativamente corto y totalmente resistente al agua. Las nutrias procedentes del Sudeste asiático, a diferencia de muchas otras nutrias, poseen uñas cortas y palmeadas, por lo que se les denomina también nutrias de uña corta; las utilizan con mucha habilidad y destreza a la hora de buscar comida como cangrejos y crustáceos. Las nutrias se adaptan muy bien a su hábitat anfibio, ya que pueden cerrar sus fosas nasales y oídos para evitar que el agua entre cuando están sumergidas.

Las dinámicas y juguetonas nutrias del Loro Parque, el mejor zoológico de Europa y segundo del mundo, según TripAdvisor, son las embajadoras perfectas para concienciar sobre las acciones humanas, como las contaminaciones y planicies de los terrenos adyacentes a los ríos que se encuentran gravemente amenazados. Loro Parque demuestra una vez más que es la verdadera embajada de los animales salvajes.