Loro Parque cuenta con un nuevo inquilino: Dando, un simpático armadillo de sólo seis meses que ha encontrado su nuevo hogar en el jardín zoológico #1 de Europa y segundo del mundo según TripAdvisor. El nuevo habitante de esta embajada de la naturaleza ha sido recibido en el parque por el Sr. Wolfgang Rades, director zoológico del parque.

Dando nació en el Zoológico de Karlsruhe (Alemania) en noviembre del pasado año, con un peso de apenas 100 gramos. En pocos meses, ha ido creciendo hasta tener el tamaño de un balón de balonmano y pesar 1,2 kilogramos. A finales de abril de 2016, este simpático animal llegó a Tenerife de la mano del Sr. Matthias Reinschmidt, director del zoo alemán, donde seguirá creciendo hasta que alcance 1,5 kilos de peso promedio y una longitud de entre 35 y 45 centímetros.

El armadillo ya cuenta con las excelentes atenciones de sus cuidadores, que le proporcionan una alimentación variada basada en frutas y pequeños insectos como hormigas, termitas y gusanos – ambos propios de la región de donde procede. Asimismo, y tras superar la cuarentena preventiva, el animal vivirá en unas instalaciones que recrean cuidadosamente las condiciones de su hábitat.

Existen diversas variedades de armadillos en el mundo, todas provenientes del continente americano. En este caso, Dando pertenece a la especie Tolypeutes tricinctus, en estado vulnerable según la lista roja de la UICN. Además, es una de las dos únicas especies de armadillo en el mundo que pueden enrollar su cuerpo completamente hasta tomar una forma circular gracias a los pliegues de su resistente caparazón.

Entre las causas de su actual estado amenazado, se encuentran la fuerte degradación de la caatinga, una extensa área en el nordeste de Brasil que ocupa una décima parte del territorio nacional, y que se caracteriza por un clima y una vegetación muy áridos. La fuerte presión humana sobre el territorio ha provocado que la biodiversidad de la caatinga se vea afectada, y que numerosas especies de fauna y flora peligren, como la de este armadillo.

Una de las peculiaridades de los armadillos es su caparazón, unas placas de piel osificada extremadamente resistente que les permiten defenderse de sus principales depredadores. Además, pueden almacenar una capa de aire entre el caparazón y el cuerpo, facilitando que puedan controlar su temperatura en estas duras condiciones y sobrevivir mejor, gracias también a su color terroso que ayuda a su camuflaje.

La llegada de Dando supone una nueva apuesta de Loro Parque por albergar la riqueza de la biodiversidad y acercarla a los visitantes. Un compromiso por proteger y ayudar a la conservación de numerosas especies que se encuentran en estado amenazada, convirtiendo a estos animales en verdaderos embajadores de sus congéneres salvajes.